20 abril, 2016

Minna Lindgren - Trilogia Helsinki




Tres abuelas y un cocinero muerto #1

 Siiri, Irma y Anna-Liisa son tres viudas de noventa años residentes en un centro privado de apartamentos para la tercera edad de Helsinki. Más que un nidito acogedor para las personas mayores, resulta un lugar siniestro en el que los ancianos se ven privados de su identidad, rodeados todos los días por enfermeros vagos e inexpertos, y obligados a hacer gimnasia, a asistir a conferencias y a tomar una gran cantidad de medicamentos prescritos por médicos a los que apenas han visto.

Parece que para las tres amigas los días ya solo traerán partidas de cartas, viajes en tranvía y asistencia a funerales. Pero en la residencia se empiezan a producir unos misteriosos asesinatos… y quizá nadie había contado con la curiosidad y el tiempo libre de unas inocentes ancianitas.



Tres abuelas y un joyero de ida y vuelta #2

Siiri, Irma y Anna-Liisa son tres viudas de noventa años residentes en El Bosque del Crepúsculo, un centro privado de apartamentos para la tercera edad de Helsinki que bajo su apariencia de nidito acogedor para personas mayores resulta un lugar un tanto siniestro. En esta ocasión las abuelas ven su vida convertida en un infierno por unas obras interminables. El ruido es ensordecedor, en las paredes surgen agujeros, las cosas desaparecen y los residentes tienen que usar inodoros portátiles.
A las protagonistas no les queda más remedio que mudarse a un apartamento compartido, donde sus costumbres y manías no harán la convivencia nada fácil. Las ancianas comienzan además a darse cuenta de que las obras de su residencia son bastante sospechosas y pueden encubrir otras actividades criminales. Cuando los misterios comiencen a resolverse las amigas descubrirán que en esta vida poca gente está tan libre de culpa como parece.



 Tres abuelas y un plan de sabotaje #3

Las obras de mejora en la residencia El Bosque del Crepúsculo llegan a su fin y los ancianos pueden regresar a sus apartamentos. Ahora todo es diferente porque la dirección está en manos de una organización religiosa de dudosa legalidad; es poco probable que convertir a ancianos y pedirles su dinero esté permitido.
Pero hay otro tema que preocupa más a los residentes: las innovaciones tecnológicas hacen que ya no se necesite la presencia de personas que cuiden de los ancianos. La supervisión médica se hace online, se ha sustituido a los enfermeros por inventos automatizados y el servicio de apoyo se presta por Internet desde la India.
Las tres abuelas están hartas de una vida programada por ordenador, así que deciden tramar un plan para destruir el sistema informático. A su edad se pueden romper unas cuantas leyes y reglas si no hay justicia. Su intento de hackeo les hace acabar en prisión, pero después de una noche en la celda empiezan a vislumbrar un futuro un poco más libre. La aventura más emocionante está todavía por llegar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario