09 abril, 2016

Betty Neels - La magia de Viena



Viena era encantadora, tal como Cordelia lo había imaginado. ¡No podía decir lo mismo del tío de su pupila, el doctor Charles Trescombe!
Él la consideraba una chica sosa, aunque sensata. Ella lo miraba con lástima… aún era joven y atractivo, pero estaba absorto en sus libros y en su trabajo y para Cordelia eso era digno de compasión.
Fue tonto enamorarse de él, pero cuando Charles le sonrió, pensó en la mágica posibilidad de que él también la amara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario