28 febrero, 2016

Chris Axcan - Promesas Rotas





Hay un refrán que dice: donde hubo fuego, siempre quedan cenizas. Pues en mi caso sería: «Donde hubo amor, dolor y engaño, sólo puede quedar odio.» Sí, porque lo odiaba con todas mis fuerzas y eso no iba a cambiar jamás. Mi pesadilla había vuelto ¡y de qué manera! Una orden directa del mismísimo Presidente de los Estados Unidos me obligaba a coexistir las veinticuatro horas del día con él, y muy de cerca. Me regalaron este diario para ayudarme a expresar mis sentimientos, y porque era una buena forma para poder aliviar y sacar todo ese odio que sentía, en una ocasión casi mato a una persona… Bueno, mejor te lo cuento desde el principio. Mi nombre es Isabella Farrell, soy agente federal. Mi misión es: «Proteger al hombre que más odio». Difícil, ¿verdad? Todo empezó años atrás…

No hay comentarios:

Publicar un comentario