03 diciembre, 2015

Linda Howard - Tacto de fuego



Rafe McCay es un fugitivo que lleva cuatro años viviendo como un animal acorralado, viviendo al límite, sin tregua, sin descanso, constantemente perseguido y asediado por no uno, sino varios cazadores de recompensas. Su cabeza tiene precio y un precio además muy alto por lo que atraparlo, vivo o muerto es una proeza muy valiosa. Esto le ha llevado a vivir una existencia solitaria, fría y vacía, pendiente siempre de cualquier sombra que se mueva a su alrededor, cualquier sonido que pueda alertarlo y huyendo constantemente. Vive sin raíces, huyendo del pasado y sin futuro.
Annie Parker es una doctora que finalmente y tras muchos obstáculos ha logrado ejercer como médica en un pueblo minero donde es preferible tener un médico mujer a ninguno. Vive dedicada exclusivamente a su trabajo, a su vocación y en demostrar su valía profesional. Su monótona vida sufre un brusco giro la noche que encuentra a un paciente en su consulta, un hombre herido de bala, un forastero en el pueblo al que atiende y que más tarde la toma como rehén, secuestrándola y llevándola a punta de pistola a una cabaña en las montañas. Este hombre no es otro que Rafe que sabiéndose perseguido y sabiendo que necesita esconderse para recuperarse de la herida de su último encuentro con un cazador de recompensas decide en un impulso llevarse a la doctora con él para que cure su herida.
Así Annie se encuentra conviviendo con un rudo y despiadado asesino que le atemoriza, pero que a la vez despierta en ella su instinto protector, a la vez que despierta unos sentimientos que no imaginó tener... Rafe descubre que la doctora puede sanar su herida a la vez que también su alma atormentada...

No hay comentarios:

Publicar un comentario